Home Marketing Online Eficiente y Responsable. El nuevo marketing sostenible
Eficiente y Responsable. El nuevo marketing sostenible

Eficiente y Responsable. El nuevo marketing sostenible

0
0

Con el cambio de mentalidad de la sociedad actual y su mayor preocupación por el medio ambiente y la contaminación, las empresas y el marketing han tenido que adaptarse a este nuevo entorno para sobrevivir.

Aunque no sólo por supervivencia, sino también por compartir esos mismos valores que la sociedad está buscando al tiempo que premia o castiga con el aumento o descenso de consumo de los productos o servicios de una compañía según sea de beneficiosa para el resto de su entorno.

Es precisamente esta preocupación por fomentar unos valores sociales beneficiosos para todos, que surgió el concepto de responsabilidad social corporativa o RSC. Un concepto fundamental para cada vez más empresas y consumidores.

¿Pero qué es la responsabilidad social corporativa?

La responsabilidad social corporativa o RSC se puede definir como el compromiso por parte de una empresa para cumplir una serie de principios responsables y éticos que garanticen un comportamiento beneficioso para la sociedad en su conjunto.

Esto implica modificar su forma de interactuar con todos los elementos que están en contacto con ella, desde hacer acciones de marketing sostenible, pasando por cuidar el impacto de la empresa en los clientes o los mismos trabajadores hasta acabar por considerar el efecto que tendrá su obra para la sociedad o el medio ambiente.

Como habrás adivinado con el párrafo anterior, la RSC afecta a un gran número de factores y maneras de actuar distintas. Pero se puede simplificar a cumplir los siguientes principios fundamentales que garantizan la responsabilidad corporativa.

Principios de la responsabilidad social corporativa o RSC

Compromiso empresarial: Las empresas son conscientes de que su actividad repercute en la sociedad de manera directa e indirecta.

Compromiso ético: No todo vale en los negocios. La compañía se compromete a sólo realizar negocios que se consideren socialmente correctos y beneficiosos para todos. Los beneficios no son lo primero en lo que pensará la empresa, aunque siempre buscará ser rentable.

Adaptación social: Parte de la RSC consiste en adaptarse a todas las personas que puedan estar interesadas en su oferta. De esta manera, se fomentará crear una compañía que mejore la accesibilidad para quienes deseen usar sus servicios.

Cuidado ambiental: Las empresas se comprometen a tener conciencia ecológica y a cuidar su entorno todo cuanto les sea posible.

Estos compromisos, suponen unos beneficios claros tanto para la propia empresa como para la sociedad en su conjunto.

Por ejemplo, los trabajadores aumentan su productividad al poder dejar en la propia empresa a sus hijos en un jardín infantil corporativo o si disfrutan de una sala de descanso más cómoda para todos.

Al mismo tiempo, mejorar las condiciones de los empleados lleva a una mejor calidad en los productos o servicios, lo que disfruta el cliente final y la sociedad en consecuencia.

De la misma manera, comprometerse a cuidar el medio ambiente supone optimizar los recursos empleados, lo que tiene dos efectos.

Por un lado se reducen los costes para la compañía además de reducir las emisiones contaminantes. Y por otro lado se cuida el entorno ayudando a que todo el ecosistema esté en mejores condiciones, lo que se reflejará en una mejor salud en la sociedad.

Llevando a la práctica los principios de la RSC

Un ejemplo empresarial de la aplicación práctica de la responsabilidad social corporativa lo podemos encontrar en Eccocar. Una compañía comprometida con la innovación y la sostenibilidad, tanto en sus campañas de marketing como en su oferta comercial, adaptada a los principios de la RSC.

En eccocar.com se muestran las diferentes alternativas pensadas para cualquier parte de la sociedad. Desde empresas que tienen una gran flota de vehículos, hasta particulares que necesitan desplazarse de un lado a otro y no tienen su coche cerca.

Trabajando de cerca con la economía colaborativa, los vehículos disponibles en la plataforma de Eccocar suponen una apuesta comercial que ha demostrado ser un acierto tras su puesta en marcha.

La propuesta ha sido la siguiente: Olvidarse de tener un segundo coche en casa, puedes usar uno que esté cerca de ti a un precio muy asequible. Y además, eléctrico.

De esta manera, la compañía Eccocar está aplicando los principios RSC al ofrecer una solución comercial amigable con el medio ambiente, ya que permite que no sea necesario tener un segundo coche en casa, al mismo tiempo que ofrece vehículos eléctricos para cuidar el medio ambiente.

Este es un magnífico ejemplo de cómo se puede implementar la responsabilidad social corporativa a una empresa y que ésta siga siendo económicamente viable.

El marketing sostenible como apoyo natural de la RSC

Por supuesto, una empresa para funcionar y captar nuevos clientes necesita recurrir a acciones de marketing que le den una mayor visibilidad.

Esto implica que el marketing utilizado también tiene que adaptarse a los principios RSC para que la empresa sea coherente.

Al marketing que cumple con los requisitos de la RSC al realizar las campañas publicitarias se le conoce por marketing sostenible, y es uno de los pilares básicos que permite a estas empresas con consciencia funcionar con éxito y coherencia.

En la práctica, el marketing sostenible se mueve alrededor de tres factores que lo convierten en sostenible:

  • Reducción: Una campaña de marketing sostenible buscará ser eficaz con el menor número de elementos posibles. Para ello, la creatividad y el ingenio de la campaña resultarán cruciales.
  • Reciclaje: Al realizar las campañas, se pueden elegir elementos como stands o expositores de cartón. De esta forma, una vez acabada su vida útil, pueden reciclarse con facilidad.
  • Reutilización: El marketing sostenible buscará usar elementos publicitarios que puedan ser utilizados el mayor número de veces posibles antes de tener que desecharlo. Esto puede verse reflejado en la selección de materiales de más calidad que alarguen la vida útil de los expositores empleados.

Con estos puntos clave en mente, las acciones llevadas a cabo por el equipo de marketing se pueden considerar como sostenibles, pues buscan reducir su impacto ambiental todo lo posible mediante la reutilización de los elementos usados en la misma y su posterior reciclaje para evitar cualquier tipo de contaminación.

PUBLICAR COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

 

APÚNTATE AL NEWSLETTER
Serás el primero en recibir en tu email un aviso de que hemos publicado un nuevo artículo.
*No enviamos spam ni publicidad. Te das de baja cuando quieras.